Photobucket

¿Qué imagina todo el mundo cuando se habla de Nueva York? ¿Cuál es el primer lugar que se nos viene a la mente cuando hablamos de los Estados Unidos? Antes de que muchos sitios de este país se volvieran verdaderos íconos, allí estaba la estatua de la Libertad, representando todo sentimiento norteamericano. Muchos ingleses que llegaban en barco al puerto de Nueva York tenían como primera vista a lo lejos esta maravillosa estatua que se podía divisar entre las aguas a lo lejos del barco, este símbolo les indicaba que ya estaban a punto de llegar a los Estados Unidos y así comenzó a convertirse en uno de los íconos más importantes del país y del estado de Nueva York.
La historia de esta reconocida estatua comienza en el año 1886, cuando Estados Unidos consigue la libertad del imperio británico y Francia decide regalarle en forma de obsequio y festejo esta singular estatua en el aniversario de los primeros 100 años de independencia. ¿Por qué Francia tenia tanta amistad con Estados Unidos como para sentirse feliz por su libertad? La realidad es que el pueblo norteamericano había ayudado en demasía a los franceses en la guerra franco-prusiana que se desató en el siglo XIX.
Lejos quedó la historia que le da origen a esta Estatua pero cercanos siguen siendo todo lo que representa: la libertad de un pueblo. Para los Estados Unidos este símbolo que se encuentra en las aguas de Nueva York significa eso, pero para los extranjeros significa uno de los lugares que más representa este territorio americano. Como Paris tiene la Torre Eiffel, Nueva York tiene su estatua de la libertad.