Cuando alguien dice Nueva York lo primero que se asocia es una gran urbe, con muchos coches y una actividad trepidante. Mucha gente dice que esta ciudad posee todo lo que un urbanita puede desear debido al gran nivel de desarrollo que tiene. Allí podremos encontrar el tradicional Melting Pot que ha hecho de las sociedad norteamericana una de las más pluriculturales del mundo.

viajeanuevayork18072008 

Además de la ciudad, el estado de Nueva York posee otras características que lo hacen apetecible desde el punto de vista turístico: Tiene cascadas, tanto es así que el mayor proyecto de arte público esta enclavado en una de ellas. En una zona del East River existe una cascada de 120 metros de altura aunque sin lugar a dudas el paradigma de las cascadas que existen en Nueva York son las del Niagara.

Estas cascadas situadas en el Estado de Nueva York han sido profusamente representadas en los más variados formatos del arte: Pintura, dibujo, Películas cinematográficas que se rodaron allí. Además de ser frontera natural con Canada, en la parte canadiense podremos comer en uno de los múltiples restaurantes que allí se encuentran además de hacer compra s en sus innumerables tiendas. Podremos disfrutar de agradables paseos o realizar un descenso a la Cueva de los Vientos.

Las cataratas del Niagara son un buen ejemplo de que en Nueva York no todo son moles de hormigón y de cristal. La visita a las mismas quizás nos permita quitarnos el agobio de la gran ciudad y pasar unos días tranquilos viendo uno de los grandes espacios naturales que existen en el estado.

Fuente: I love NY  | 

I love NY

En estos días, la parte canadiense de las cataratas garners mucho la atención, beckoning con restaurantes y lugares de interés turístico galore, pero el lado de Nueva York ofrece una opción un poco más tranquilo, enraizada en la tradición naturalista del paisaje arquitecto Frederick Law Olmsted, que diseñó el magnífico parque que rodea los puentes y las caídas. Las opiniones de la isla Luna y Terrapin Point son todo lo que ha sido informado o imaginado, y un paseo en el Maid of the Mist o un descenso a la Cueva de los Vientos se ofrecen increíbles ventajas en lo que es una de las mayores maravillas naturales en América del Norte.