New York tiene el agrado de ser,a diferencia de otras ciudades importantes del mundo, poseedora de un aire cosmopolita y a la vez cultural.Por eso, les presento en esta nota una de las catedrales más bellas del mundo: la Catedral St. John the Divine

2606934742_436dd60161

Flickr

Elevándose majestuosamente en la avenida de Amsterdam a la altura de la calle 112, en Morningside Heights,tiene la particularidad de ser la más grande del mundo. En su origen (1892) era de estilo bizantino / románico, diseñada bajo las órdenes de los arquitectos Heins y La Fargese. Más adelante y durante su construcción se optó por cambiar su diseño y adoptó un estilo gótico, que es el que presenta hoy día. En un inicio se mandó construir con el fin de competir con las grandes catedrales europeas. Actualmente sigue en construcción y se sigue trabajando en ella de una forma artesanal.
Actualmente esta catedral sigue inacabada. Solo para construir el coro y los cuatro arcos de la gran cúpula se emplearon 20 años y durante su construcción se cambió completamente el diseño de la catedral y se optó por un diseño gótico.

9505138_d33ab9c925 

Flickr

Las tallas de las piedras en la época presente fueron realizados por jóvenes de Harlem según los métodos utilizados en la Edad Media en Europa.
El interior está formado por catorce bóvedas que simbolizan las diferentes vocaciones espirituales y terrenas del hombre.Cada una de las siete capillas del deambulatorio que está situado detrás del coro, está dedicada a un grupo étnico.

home_pic1 
stjhon.

La catedral contiene numerosas obras de arte. Podemos destacar dos tapices de Govelinos que datan del siglo XVII. También merece la pena echar un vistazo al Jardín Bíblico y la Fuente de la Paz que ilustra la lucha entre el bien y el mal y están encarnados por el arcángel San Miguel y Satanás. El cangrejo gigante simboliza el mar y los orígenes de la vida, y la doble hélice del pedestal el ADN, que es la cadena del código genético.Como podemos apreciar, este lugar es digno de ser visitado.

Fuente: traveler.