Desde hace pocas semanas, el mirador – observatorio de la Estatua de la Libertad vuelve a estar abierto a los turistas. La corona de la Estatua de la Libertad, estuvo cerrada desde el año 2001, bajo medidas preventivas tras los atentados. Pero todo parece volver a la normalidad, aunque como es de esperar, con estrictas medidas de seguridad.

estatua de la libertad 01

Imagen laverrue

La “Dama” más famosa de Nueva York, la Estatua de la Libertad, permite desde lo alto del observatorio, una magnífica vista del puerto de la ciudad, la puerta de entrada para millones de inmigrantes que arribaron al nuevo mundo en busca de mejores oportunidades.

estatua de la libertad 02

Imagen lemoncat1

El nuevo sistema de visitas, permite el acceso de grupos reducidos de diez personas, que recorren la estatua por su interior acompañados por guías. Aunque el acceso será bastante limitado, con unas 30 personas por hora y elegidas por sorteo. Para llegar a lo más alto del símbolo de la ciudad, hay que atravesar una escalera espiralada y bastante estrecha como para permitir aglomeraciones. Si tenemos suerte para acceder, podríamos considerarnos entre los privilegiados visitantes que accedieron al punto de vista más emblemático de Nueva York, a razón de unas 240 personas al día.

En caso de visitar Nueva York en verano, tendríamos que estar alertados que la temperatura en el interior de la estatua suele ser sofocante, por lo que es bueno estar prevenidos y sobre todo bien hidratados. En caso de no poder acceder a lo alto de la corona, igualmente podremos visitar y recorrer la base del monumento y la isla frente a Manhattan.

Eso sí, qué mejor que después de un día turístico, nos relajemos en algunos de los muchos hoteles en New York.

Información vía ELPAIS

Etiquetas: , , , , ,