El Flatiron, o edificio Fuller, es una de esas edificaciones más singulares del mundo, y en este caso, de Nueva York. Ubicado en el parque de la plaza Madison, en la confluencia de la Quinta avenida con Broadway es, quizás, uno de los mejores ejemplos de como aprovechar una calle triangular con una esquina imposible para hacer un edificio, útil, aprovechable y, sobre todo muy bonito, o al menos, diferente. Si quieres disfrutar de lo mejor de Nueva York, te aconsejamos optar por las ofertas de vuelos a Nueva York. Y si deseas hospedarte en hoteles económicos pero agradables, puedes conocer cuáles son los hoteles en Nueva York al mejor precio.

1802253_0

Nacion

Tiene forma de plancha, de ahí su nombre, y en la esquina más pequeña apenas tiene dos metros de ancho. Su altura es de unos 90 metros y tiene más de 20 pisos. En su inauguración, allá por 1902 aproximadamente, era el edificio más lato de la ciudad de Nueva York y ahora apenas puede presumir de ser alto. Cosas de la modernidad y el avance.

Sin embargo, su dimensión pequeña, comparado con el resto de edificios de la ciudad, no lo hacen desmerecer para nada. Su singularidad está en su forma, su aspecto exterior, sus curvas imposibles y la fuerza que transmite a pesar de parecer tan frágil y delgado.Es bastante recomendable pasarse por ahí, además, no está muy separado de la zona central de Manhattan, ya que está en la quinta avenida, bajando al sur, a unos 10 minutos del Empire State Building.

Asimismo, la plaza Madison con su parque es una zona que también merece la pena visitar, pues es uno de los pocos parques pequeños de es estilo que hay en Manhattan, entre las grandes moles de hormigón que no dejan pasar casi el sol.

Fuente: traveler national .