La riqueza y la abundancia siempre ha sido el combustible que hizo funcionar a New York. A pesar de que se habla de una reseción nacional,la ciudad es más rica que nunca.Esa es una mezcla que ofrece pros y contras a los viajeros que buscan el alma de las metrópolis más animadas de Estados Unidos. Por un lado,los aún altos precios de bienes raíces han obligado a cerrar a muchos locales de ambiente familiar y a algunos restaurantes clásicos.

new-york-city 

cityparadise

Los contribuyentes que andan bien de dinero así como los inversionistas ricos han financiado un rejuvenecimiento cívico que podrás percatar apenas visites esta fantástica ciudad.Fachadas que antes estaban sucias ahora brillan, el Central Park nunca estuvo más hermoso y cuidado, la infraestructura de la ciudad bulle de actividad. Abundan los taxis, aunque los mismos no son demasiados accesibles para un bolsillo ajustado.

image_hotel_exterior_outside_1

Venere

De manera irónica,el supremo beneficiario del frenético desarrollo de New York -que debe admitirse que implica ruidosos proyectos de construcción llevados a cabo de día y de noche- quizás esté constituido por sus experiencias y lugares clásicos.Ya que es en los tiempos de cambio impresionante cuando los ciudadanos de Gotham ( antiguo sobre nombre de New York)se aferran con mayor fuerza a lo auténtico: desde saborear una pizza de Coney Island hasta contemplar la linea del horizonte, cuya belleza nos paraliza el corazón, desde el transbordador  a Staten Island.

p155186-New_York_NY-Riding_the_Staten_Island_Ferry

Igougo

Innumerables espectáculos, culturas de todo el mundo, paseos de compras inmensos,miles de actividades y museos que recorrer. Esto y mucho más te espera en New York City…la auténtica.

Fuente: Travelermagazine