Alojamiento barato en Nueva York“….¿misión imposible? Pues imposible no , pero sí es cierto que con la avalancha de gente europea que está llegando desde hace reciente tiempo a la Gran Manzana, conseguir hoteles/hostales baratos en Nueva York debe ser una de nuestras prioridades al preparar el viaje, y no dejarlo para el día anterior.

Imagen de Nueva York, con el Empire State de fondo.via flickr

Para ello nos tenemos que plantear varias puntos a la hora de elegir el alojamiento en Nueva York:

  • Si nuestra meta es situarnos en barrios céntricos de Nueva York, tendremos muy complicado un alojamiento realmente económico. Podemos optar también por la posibilidad de alquilar un apartahotel o apartamento por semanas, pues a veces resulta más rentable.
  • Elegir barrios de Manhattan a pocas paradas de metro de los puntos de interés más visitados: Esta opción es la preferida por los jóvenes o familias (y por nosotros) que buscan un alojamiento razonable. Barrios como el de Upper West Side están repletos de confortables hostales y hoteles económicos, con habitaciones de varias clases y baño compartido o no. Es una de las mejores opciones de las que disponemos, pues se suelen situar a muy pocos minutos de la boca de metro más cercana, que nos llevará al mísmísimo centro entre 15 y 25 minutos, dependiendo si cogemos la línea de metro express o la normal. Además estos barrios gozan de vida propia muy recomendable, con locales de Jazz o multitud de restaurantes de cualquier tipo, pasando por las numerosísimas tiendas que pueblan sus calles y lo cerca que nos encontramos del Central Park.
  • Alojarnos en Distritos fuera de Manhattan: Brooklyn… en los alrededores de Manhattan nos encontraremos con una amplia oferta de establacimientos de cualquier clase para alojarnos muchísimo más baratos que la que encontraremos en Manhattan, y sin tantos problemas por reservar con antelación. Aquí lo que tendremos que valorar será la cercanía a la parada más cercana de metro o ferry y el tiempo que invertiremos todos los días en ir y venir, y cuántas veces realizaremos ese trayecto a lo largo del día.

Según estas premisas resumidas es la hora de enfrentarnos a los cientos de páginas de alojamientos que se nos presentan para encontrar el lugar perfecto para nuestra visita a la Gran Manzana. ¡Suerte!