Sin categoría

Béisbol, un deporte que no te puedes perder en Nueva York

Es principios de abril, y la mitad de los feeds de Facebook de Estados Unidos llegan a un punto álgido por ese momento crucial del año: el primer lanzamiento de la temporada de Baseball. Y es que el béisbol ocupa un lugar tan especial en la cultura estadounidense que tiende a inspirar peregrinaciones por todo el país. Si está planeando un viaje a los lugares sagrados de nuestro juego nacional, querrá que el estado de Nueva York esté en la parte superior de su lista. Aquí hay algunas razones.

Museo y Salón de la Fama del Béisbol

2020 ha vivido el 80º aniversario del Salón de la Fama y Museo, ubicado en Cooperstown, Nueva York. Justo al final de la calle, se encuentra el Museo de Cera de Heroes of Baseball, que alberga increíbles reproducciones de varias leyendas de la historia del béisbol. ¿Por qué Cooperstown? Cuando Albert Spalding investigó la historia del deporte que lo había hecho rico, se dió cuenta de que Abner Doubleday fue el primero en establecer las reglas del juego en el papel, y que lo había hecho en Cooperstown. 

Más tarde se descubrió que este relato no era cierto, pero para no defraudar al Sr. Doubleday, que de hecho inventó el teleférico de San Francisco, se mantuvo la historia, aunque debido a este hecho, el Salón de la Fama ha desempeñado un papel esencial durante tres cuartos de siglo.

Béisbol con los nudillos desnudos

Puede que el juego no haya sido «inventado» en Cooperstown, pero Nueva York sigue siendo el principal lugar para familiarizarse con la historia de este deporte. Los New York Knickerbockers fueron el primer equipo en jugar con un conjunto formal de reglas reconocibles como béisbol moderno. Hoy en día, los visitantes pueden ver equipos clásicos de «Base Ball» como el Roxbury Nine del condado de Delaware o el Atlantic Base Ball Club en Smithtown, Long Island. 

Estos equipos practican juegos basados ​​en reglas de los años 1860, 70 y 80, a menudo sin guantes, excepto por el receptor, por supuesto. El lanzamiento se hacía de manera disimulada y, en algunos casos, el corredor podía ser eliminado si era golpeado por la pelota que alguien acababa de lanzarle. 

Jackie Robinson y la línea de colores

Jackie Robinson, más notable por su increíble papel en la lucha contra la discriminación en el béisbol, jugó su primer partido de Grandes Ligas en el estadio Ebbets Field, situado en el corazón de Brooklyn. El estadio de Ebbets fue derribado en 1960, aunque eso no impidió que desempeñara un papel central en la película de Field of Dreams

Cualquiera que desee rendir homenaje al gran número 42, Jackie Robinson, puede visitar un monumento en su honor justo a las afueras del estadio Brooklyn Cyclones, cerca de Coney Island. Un poco más al oeste en Long Island, Babylon Village fue el hogar de los Cuban Giants, el primer equipo de jugadores de béisbol afroamericanos en practicar este deporte profesionalmente. Para conmemorar a estos jugadores, te recomendamos visitar el hermoso Argyle Hotel and Park .

Mansión Morris-Jumel

No es estrictamente un sitio de béisbol, aunque la Mansión Morris-Jumel es la residencia privada más antigua de Manhattan. Fue construida en 1765 por Roger Morris, coronel del ejército británico y tiene la edad suficiente para haber conocido los dos llamados Shots Heard ‘Round The World. El primero inició la Revolución Estadounidense, que recorrería el vecindario de la mansión durante la Batalla de Harlem Heights. George Washington usó la mansión como cuartel general, y más tarde, después de que el Ejército Continental se trasladara al norte hacia Westchester, también lo hicieron los británicos.

El segundo Shot Heard ‘Round the World tuvo lugar el 3 de octubre de 1951 cuando, Bobby Thomson de los New York Giants, colocó una bola rápida alta en las gradas del jardín izquierdo en el Polo Grounds para ganar el playoff de los Giants contra los Brooklyn Dodgers. 

El Polo Grounds se encontraba en Coogan’s Hollow, al pie de la Mansión Morris-Jumel. Hoy, los visitantes de la mansión pueden ver el Yankee Stadium, que se asoma directamente al otro lado del río Harlem, desde el balcón del segundo piso. Los turistas ambiciosos pueden incluso caminar una milla sobre el puente Macombs Dam y hacer un recorrido por el estadio .

La mansión Morris-Jumel está saturada de historia. Ha conservado artefactos de la vida del siglo XVIII y mantiene magníficas habitaciones tal como estaban amuebladas cuando Washington cenó con su gabinete (incluidos Thomas Jefferson y Alexander Hamilton) en 1790 y cuando Aaron Burr vivió allí con su esposa, Eliza Jumel, en la década de 1830.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.